LeakFrog – Detección de fugas interiores

Imagen

Todos los años es normal toparse con alguna noticia que denuncia el caso de facturas abusivas referente a consumos de agua. Consumos reales y ocasionados por algún tipo de fuga en las instalaciones privadas de los abonados. Y en estos casos, los Reglamentos de los Servicios de distribución de Agua Potable lo expresan bien claro: todo lo ocurrido en las instalaciones interiores son única y exclusivamente competencia de sus dueños.

Visto así esta muy claro. El abonado tendrá que pagar el consumo y la reparación de la fuga. Pero, ¿siempre es el abonado el que sale perdiendo? No.

Las empresas gestoras registran todo el volumen entregado a sus abonados gracias a los contadores. Y estos cuentan con un error en su medida, o más conocido como subcontaje del contador. De manera periódica, los gestores leerán los contadores. Y si hay fugas, el consumo crece, y de la misma manera lo  hará el montante económico de la factura. Así está estipulado, y lo único que puede hacer el gestor es avisar al abonado de la anomalía en el consumo.

Pero en el caso de fugas pequeñas, por ejemplo la fuga que se puede encontrar en una cisterna, el subcontaje del contador hace que las fugas interiores, que antes solo eran problema del abonado, deban despertar el interés de los gestores de las redes de distribución general. A continuación se explica el porqué.

En el estudio realizado por Iglesias (2006) se calculan los volúmenes de fugas en instalaciones interiores. En él se toman a dos viviendas con consumos y subcontajes similares (mismo contador), y la diferencia entre ambas correspondía a un pequeña fuga en una de ellas. El resultado fue que mientras que en la primera, caso sin fuga, tenían un volumen medio no contabilizado del orden de 4% sobre el consumido, en la segunda vivienda este porcentaje se elevaba hasta el18,5%. Mucho volumen que la empresa gestora no cobrará, pero si deberá captar, potabilizar y transportar.

¿Deberán ser entonces de su interés las fugas interiores? Al menos, pienso yo, deberán despertar su interés.

Pues bien, la empresa de agua londinense Thames Water en colaboración con la empresa Water Intelligente han desarrollado una pequeña herramienta llamada LeakFrog (http://youtu.be/gLFfqlLDCx4). Este pequeño utensilio se encarga de detectar los posibles caudales fugados dentro de las instalaciones de los abonados tan solo estudiando el comportamiento del tiempo entre pulsos del contador. Y su función es la de mostrar el máximo tiempo entre sucesivos pulsos de lectura. Se podrá entonces conocer el alcance de la fuga, y entonces decidir si es competencia únicamente del abonado o no.

Referencias

  • Iglesias, P.L., et al. (2006). Determinación del volumen de fugas en instalaciones interiores de suministro de agua. Seminario Iberoamericano sobre Sistemas de Abastecimiento Urbano de Agua – Brasil – 2006.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s